Disfruta de una ropa suave

El agua dura nos puede afectar a la hora de lavar nuestra ropa.

Un dato curioso es que, hasta que no genera espuma, el agua no empieza a lavar. El problema está en los  minerales como la cal que disminuye la eficacia del detergente ya que dificulta la formación de espuma.

Para intentar solventar estos problemas se recurre a utilizar más detergente, más suavizantes etc… Pero al final, todo estos gastos excesivos representan  un coste más cuantioso que la instalación de un descalcificador.

Si quieres reducir la dureza del agua y conseguir tener una ropa más limpia y duradera, la mejor solución es instalar un descalcificador.

0
Feed

Dejar un comentario